El síndrome tensional es habitual en personas que pasan demasiado tiempo delante del ordenador, en una posición fija o bajo mucho estrés. Conoce cómo se relaciona esta dolencia con los acúfenos y su tratamiento:

Síntomas síndrome tensional

El síndrome tensional aparece debido al bloqueo de uno o varios músculos de la zona cervical. Este tipo de contractura aparece frecuentemente en personas que trabajan delante del ordenador al mantener los músculos en la misma posición, pero también puede aparecer por estrés. La contracción provoca dolor en la zona y altera el funcionamiento normal del músculo.

El paciente acostumbra a tener un dolor en la zona cervical provocado por las contracturas acompañado de dolor de cabeza. En algunas ocasiones la presión que provocan las tensiones musculares puede hacer que aparezcan acúfenos o zumbidos, los pacientes lo describen como un taponamiento del oído y un pitido constante.

Síndrome tensional - dolor de cabeza

Otros de sus síntomas pueden ser los vértigos, mareos, y en algunas ocasiones, hormigueo en las manos. Estos síntomas afectan a la calidad de vida de las personas que sufren esta dolencia que puede producirse todos los días o varias veces a la semana.

¿Qué causa el síndrome tensional?

Las causas del síndrome tensional pueden deberse a diferentes factores:

Causas físicas

El descanso es esencial para la salud; los hábitos, la postura, el colchón o la almohada pueden comprometer nuestra columna. Otro de los factores para tener en cuenta es el trabajo, pasar el día delante del ordenador, en posiciones estáticas o cargando demasiado peso puede afectar la corrección postural.

Terapia para el dolor cervical

Causas emocionales

Las personas que sufren algún trastorno por estrés o depresión acostumbran a no descansar suficiente y a estar en tensión, cualquier movimiento podría provocar una contractura muscular.

Tratamiento del síndrome tensional

Acude a tu especialista si sufres alguno de estos síntomas para que pueda realizar un estudio y un diagnóstico, descartando otras posibles patologías.

Una vez diagnosticado el síndrome tensional se debe identificar el problema que lo causa y así poner remedio.

Puede que sea necesario acudir a un fisioterapeuta para que elimine la contractura. Consiguiendo la relajación de los músculos y siguiendo unas pautas de corrección postural los dolores de cabeza y cervicales remiten, como también lo harán los acúfenos y vértigos. En otras ocasiones el paciente debe acudir a un terapeuta que ayude a afrontar situaciones de estrés.

Y tú, ¿has sufrido alguna vez síndrome tensional? Te leemos en los comentarios.