Los tapones de oído pueden ocasionar sonidos molestos y dolor en el oído, falta de audición progresiva y, a veces, sensación de mareo o vértigo. Te explicamos en este post qué ocasiona estos tapones y cómo prevenir esta patología otológica.

¿Qué es el cerumen?

El cerumen es el conjunto de sustancias de descamación, secreción sebácea y secreción de las glándulas ceruminosas. Esta cera está producida por unas glándulas secretoras situadas en el conducto auditivo externo con el objetivo de actuar como mecanismo de defensa ante bacterias y para proteger el tímpano de agresiones externas.

El problema de los tapones de oído surge cuando hay un exceso de cerumen y se acumula una gran cantidad en el oído interno, bloqueando el conducto y produciendo diversos síntomas que deben tratarse.

¿Cuáles son los síntomas?

A continuación, te presentamos los 6 síntomas de los tapones en los oídos resumidos por la SEORL CCC:

Credit photo: tu salud es vida

  1. Pérdida repentina de audición: disminuye drásticamente tu capacidad auditiva de un día para otro.
  2. Sonido al masticar: cuando estás comiendo, escuchas el ruido que producen tus mandíbulas al masticar.
  3. Sensación de autofonía: te parece oír tu propia voz cuando hablas.
  4. Dolor de oídos o zumbidos: te duelen los oídos más de lo habitual y escuchas zumbidos o acúfenos.
  5. Sensación de taponamiento: notas como tu oído está lleno o taponado.
  6. Inestabilidad o mareos: te sientes mareado o con un poco de vértigo.

Cómo puedo tratar los tapones de oído

Una vez identificados los síntomas, se deberá extraer el tapón de cera para terminar con estas molestias. Para ello, la mejor solución es acudir a un especialista en Otorrinolaringología. El profesional llevará a cabo una otoscopia para explorar el conducto auditivo externo y la membrana timpánica para comprobar que no existe una perforación. Tras realizar esta revisión médica, se procederá a la extracción del tapón.

Credit photo: policlinic lloret

El método más habitual es la irrigación, que consiste en la introducción de agua templada en el oído (aproximadamente a 37ºC) con el objetivo de reblandecer la cera y que salga hacia el exterior. Otro método, que también deben llevar a cabo otorrinolaringólogos, es la extracción instrumental que lleva a cabo un control microscópico y la limpieza del oído con instrumentos médicos adecuados como pinzas o ganchitos, aspiración bajo microscopio o visión directa.

¿Se pueden prevenir los tapones del oído?

Los especialistas coinciden en explicar porqué aparecen estos tapones. La principal causa es una higiene incorrecta de esta zona.

Los expertos aconsejan no utilizar los bastoncillos de algodón, ya que pueden ocasionar el efecto contrario al deseado. Los bastoncillos arrastran la cera hacia el tímpano y lo pueden dañar gravemente. También pueden dificultar su extracción ocasionando incluso infecciones en el conducto auditivo.

Por ese motivo, recomiendan no limpiar el canal auditivo en exceso, es decir, no intervenir en el proceso natural de limpieza del oído. Aconsejan no lavarse el oído más allá de donde llega el dedo, que coincide con el lugar donde están las glándulas sebáceas encargadas de fabricar la cera. Y aseguran que, si se introduce cualquier objeto rebasando este límite, puede estimularse la secreción de cera y provocar un empeoramiento de la situación.

Para evitar la aparición de tapones de cerumen es recomendable no permanecer mucho tiempo en lugares donde el aire tenga una concentración elevada de polvo, además de realizar una revisión anual, en especial antes del verano, para eliminar el posible exceso de cera.

Ahora que ya conoces los síntomas, acude a tu médico si detectas un taponamiento de oído para evitar que se agrave la situación.