El oído es uno de los sentidos más complejos y con más peculiaridades de nuestro organismo. A continuación, te explicamos diez singularidades sobre nuestro sistema auditivo:

Curiosidades sobre los oídos que quizás desconocías

  1. El centro del equilibrio está en nuestro oído: el sistema vestibular situado en el oído interno es el encargado de coordinar el equilibrio. Por ese motivo, la mayoría de los vértigos tienen su origen en el sistema auditivo.

    Credit photo: Innovando salud

  2. El hueso más duro: el hueso temporal, que protege el oído interno, es el hueso más duro del cuerpo humano.
  3. El hueso más pequeño: también se encuentra en el oído. El estribo o estapedio, situado en el oído medio y que forma parte de la cadena de huesecillos, es el hueso más pequeño de nuestro organismo. 
  4. El oído está siempre en funcionamiento: ¿sabías que nuestro sistema auditivo nunca duerme? Cuando dormimos, el cerebro inhibe los sonidos que nos rodean y, solo cuando se produce un ruido diferente y más intenso, es cuando el oído reacciona como mecanismo de defensa para poder actuar rápidamente.
  5. Los diez sonidos que más nos irritan a los humanos: según un estudio de la Universidad de Newcastle, estos son los sonidos que más nos molestan: fricción de un cuchillo contra un cristal, un tenedor contra un plato de porcelana, el chirrido de una tiza en una pizarra, una regla contra una botella de cristal, un arañazo en la pizarra, el llanto de un bebé, un taladro eléctrico, las cadenas oxidadas de un columpio, las arcadas de una persona mientras vomita y la fricción de dos corchos de poliestireno expandido.
  6.  La cera es un protector natural: el cerumen es un fluido que segrega el cuerpo de manera automática y que tiene como función principal proteger el oído medio de suciedad, bacterias, polvo, hongos… No obstante, si su segregación es abundante, puede provocar obstrucción y, consecuentemente, producir tapones en los oídos que afectan a nuestra capacidad auditiva.
  7. El oído interno genera impulsos eléctricos: las ondas sonoras, una vez han atravesado todas las partes del oído, se convierten en impulsos eléctricos gracias a la cóclea y el órgano de Corti.

    Credit photo: the worlds of David Darling

  8. Un tubo estrecho nos destapa los oídos: un tubo de 3,5 cm de largo conectado con la parte posterior de la nariz, llamado Trompa de Eustaquio, equilibra la presión del aire en el oído medio y nos produce esa sensación de destaponamiento.
  9. Se pueden prevenir problemas auditivos con la dieta: los ácidos grasos Omega 3 que se encuentran en pescados como el salmón o el atún fortalecen los vasos sanguíneos del oído interno. Asimismo, antioxidantes, en concreto, el ácido fólico y el consumo de vegetales de hojas verdes como las espinacas y la lechuga romana, son beneficiosos para prevenir problemas auditivos causados por el ruido
  10. La música se escucha mejor por la izquierda: según un estudio de las universidades de California y Arizona publicado en Science, desde nuestro nacimiento el oído derecho responde mejor a los sonidos del habla, mientras que el izquierdo percibe mejor los tonos continuos o sonidos musicales.

¿Conoces alguna curiosidad más? No dudes en dejar un comentario en este artículo o contactarnos vía web o redes sociales.  🙂