Blog de Kiversal

Actualidad y consejos sobre salud auditiva / News and tips on hearing health

¿Qué es la acufenometría?

Son muchos los pacientes que acuden al otorrino porque sufren pitidos o zumbidos en los oídos. Estos zumbidos deben examinarse lo antes posible a través de una acufenometría, ya que podrían ser acúfenos derivados de distintas patologías. A continuación, te explicamos en qué consiste esta evaluación auditiva y cómo se realiza:

Acufenometría: evaluación audiológica del acúfeno

Una acufenometría es un examen auditivo que permite identificar y medir los diferentes parámetros a los que se enfrenta un paciente con acúfenos o tinnitus. Se calcula que un 5% de la población mundial los padecen. Por eso, es una prueba imprescindible para realizar un correcto diagnóstico del tinnitus.

Antes de realizar este examen audiológico, se deberá realizar un estudio clínico de la etiología y una exploración ORL completa, donde se identificará el oído afectado por el acúfeno o la bilateralidad del mismo. Una vez finalizados estos exámenes se completará el estudio audiológico con una acufenometría.

La realización de esta prueba nos dará información sobre la frecuencia, la intensidad, el umbral de enmascaramiento y la inhibición residual del acúfeno.

Una acufenometría es un examen auditivo que permite identificar y medir los diferentes parámetros a los que se enfrenta un paciente con acúfenos o tinnitus.

Debemos recordar que el acúfeno solo es perceptible para la persona que lo sufre. Por lo tanto, la prueba cuenta con un alto nivel subjetivo y dependerá de las respuestas del paciente para obtener los resultados. La acufenometría dura aproximadamente veinte minutos y debido a la poca objetividad de las respuestas puede ser conveniente repetirla para conseguir unos parámetros más ajustados.

¿Cómo se realiza una acufenometría?

Antes de empezar se debe conocer qué oído será el estimulado. En los casos que solamente haya un oído afectado por el tinnitus, el oído estimulado será el opuesto y en los casos de bilateralidad la estimulación se dará en el que sufra un zumbido menos intenso.

La acufenometría se realiza con un audiómetro en un ambiente aislado, normalmente dentro de una cabina y con unos auriculares especiales para audiometrías.

La acufenometría paso a paso

Cómo se realiza una acufenometría
  1. La prueba comienza con la identificación de un tono con una intensidad perceptible para el paciente. Con este punto de partida se comparan dos frecuencias diferentes para localizar cuál se asemeja más a la sufrida por el oído afectado. Así podremos identificar la frecuencia del zumbido.
  2. El siguiente paso, es medir la intensidad del acúfeno. Se parte de una frecuencia que sea imperceptible para el paciente y poco a poco se va aumentando hasta que se perciba la misma intensidad en ambos oídos.  Después de medir la intensidad y la frecuencia se comparará el tono con un ruido de banda estrecha en la frecuencia obtenida, así finalmente se fijarán los valores de intensidad y frecuencia.
  3. Para conocer el umbral de enmascaramiento, la intensidad mínima en la que un ruido oculta el acúfeno, se debe establecer el umbral auditivo de ruido de banda ancha. Partiendo de un sonido por debajo del umbral auditivo se incrementa poco a poco hasta que el zumbido comienza a cambiar sus características, ese es el denominado “mixing point”. 
  4. La última variable que nos restará por conocer es la inhibición residual, el ruido que suprime el acúfeno, incluso una vez el paciente deja de oír ese ruido. Esta inhibición suele durar un máximo de cuatro minutos. De forma continua se someterá al paciente durante un minuto a un ruido con unos parámetros establecidos 10 dB superiores al nivel mínimo de enmascaramiento en ambos oídos. Al cesar el ruido, el paciente experimenta uno de los tres posibles escenarios de inhibición residual: completa, cuando deja de percibir el acúfeno en ambos oídos; parcial, cuando se reduce la intensidad o negativa si no se produce ningún cambio. 

Tratamiento de los acúfenos

Una vez realizada la acufenometría los especialistas podrán determinar el tratamiento más adecuado para cada tipo de acúfeno.

A pesar de que no se dispone de ningún tratamiento para eliminar los molestos zumbidos, existen una serie de terapias que pueden ayudar a aliviar los acúfenos. Los más utilizados se basan en la TRT (Tinnitus Retraining Therapy) que enmascara las frecuencias de los acúfenos y permite acostumbrar al paciente a los síntomas. Otros tratamientos utilizados son el ruido blanco y en algunos casos se puede llegar a recomendar el uso de audífonos si hay pérdida auditiva.       

¿Has realizado alguna vez esta prueba? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

1 Comentario

  1. Gracias. Excelente información
    Me interesa mucho este tipo de terapias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *