La pérdida auditiva o hipoacusia es la pérdida parcial de la capacidad auditiva y se debe a daños o disfunciones en una o más partes del oído. A continuación te explicamos qué puede causar esta disfunción auditiva.

¿Qué causa pérdida de audición? 

Las pérdidas de audición pueden producirse a cualquier edad, por distintas razones y pueden ser leves, moderadas, graves o profundas. Estas disfunciones auditivas se dividen en unilaterales o bilaterales dependiendo de si afectan a uno o ambos oídos.

Cuanto más tarde se diagnostica, mayor es la pérdida auditiva, e incluso más difícil resulta prevenirla y adaptarse después a las soluciones auditivas como, por ejemplo, el uso de audífonos o implantes cocleares.

Causas que pueden provocar pérdida auditiva y sordera

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), las causas de pérdida de audición se pueden dividir en congénitas y adquiridas.

Causas congénitas

Las causas congénitas pueden determinar la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después de nacer.

Los factores pueden ser hereditarios, no hereditarios, o en ocasiones, aparecer en complicaciones durante el embarazo y/o el parto como consecuencia de:

  • El bajo peso al nacer
  • La asfixia del parto: falta de oxígeno del bebé en el nacimiento
  • La ictericia grave durante el período neonatal: coloración amarillenta de piel y mucosas ocasionada por la impregnación de la piel por la bilirrubina
  • La rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo
  • El uso inadecuado de ciertos medicamentos: aminoglucósidos, citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos

Causas adquiridas

En cambio, las causas adquiridas pueden provocar la pérdida de audición a cualquier edad y pueden provenir de:

  • La exposición al ruido excesivo: entornos laborales, explosiones, actividades recreativas (bares, discotecas, conciertos, acontecimientos deportivos)
  • El envejecimiento: degeneración de las células sensoriales
  • Las enfermedades infecciosas: meningitis, sarampión, parotiditis
  • La infección crónica del oído: inflamación o infección por detrás del tímpano que no desaparece
  • La presencia de líquido en el oído
  • El uso de algunos medicamentos ototóxicos, paludismo o tuberculosis farmacorresistentes
  • Los traumatismos craneoencefálicos o de los oídos
  • La obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños

Ahora ya sabes qué factores pueden provocar las pérdidas de audición. Te recomendamos que si percibes alguna de estas señales de alerta ante una posible deficiencia auditiva, consultes inmediatamente a tu médico especialista.